WAIKENS AIKENS, UN DESPERDICIO DE TALENTO

Columnistas

CHARLANDO BEISBOL

TIRABUZÓN

ZONA DE CONTACTO

TIRABUZÓN

CHARLANDO BEISBOL

Redacción/Puro Beisbol

Este hombre tenía todo para ser una super estrella en Grandes Ligas, pero….

¡Las drogas acabaron con su carrera!

Willie Aikens conectó 20 jonrones y remolcó 98 carreras para los Reales de Kansas City en 1980, pero saltó a la fama ese año por conectar dos jonrones en el juego 1 de la Serie Mundial contra los Phillies y otro par en el juego 4 para empatar la serie 2-2 (único pelotero que lo ha hecho en la historia de MLB).

Aikens tenía entonces 25 años y perdió el piso. Cayó en las garras de las drogas y cansados del primera base, los Reales lo cambiaron el 20 de diciembre de 1983 a Toronto por el mexicano Jorge «El Charolito» Orta.

Aikens siguió su vida desordenada y los Azulejos lo dieron de baja en 1985.

Así decidió regresar al beisbol mexicano, donde ya había jugado a fines de los 70’s con Ciudad Obregón.

En 1986 debutó en la LMB con los Angeles Negros de Puebla, a quienes llevó al título con su increíble .454 de porcentaje (record de la Liga para un champion bate), además de 154 impulsadas.

FOTO DE 1986 con los Angeles Negros de Puebla.

Aikens pegó 47 jonrones, pero en una épica batalla hasta el final, Jack Pierce finalizó con 54 y Nick Castañeda con 53.

Willlie jugó ese invierno con os Venados de Mazatlán y fue parte importante en el campeonato como figura a la ofensiva.

El toletero se quedó a vivir en el puerto y se retiró en 1991 con los Industriales de Monterrey a los 36 años de edad.

La triste noticia ocurrió en 1994, cuando Willie Aikens fue sentenciado a 20 años de prisión en Atlanta por cuatro cargos de distribución de crack y uso de armas de fuego.

Aikens salió de prisión en el año 2008 y regresó a Mazatlán, donde su hija Lucía fue coronada Reina del Carnaval y años después ingresó a Televisa para buscar hacer carrera como actriz y modelo.

A mí de niño me tocó verlo batear y era todo un espectáculo.

Se escuchaba un murmullo en todo el estadio en Culiacán –con los Venados de visita–, ya que su figura imponía mucho respeto.

«Este hombre (Willie Aikens) tiene músculos hasta en las orejas», solía decir don Agustín de Valdez, el estelar narrador en radio de los Tomateros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados