lunes, junio 24, 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

VUELACERCAS

Columnistas

TIRABUZÓN

ZONA DE CONTACTO

CHARLANDO BEISBOL

TIRABUZÓN

CHARLANDO BEISBOL

SALVADOR COSÍO GAONA

POR LA PUERTA TRASERA SE PODRÍA IR JULIO URÍAS DE LA GRAN CARPA

Sin dejar de reprobar y reprochar una situación que por sí misma refleja carencia de valores sólidos, de educación, de respeto, y de estabilidad emocional, es de lamentar que Julio César Urías Acosta, haya reincidido en violencia doméstica y esté a punto de echar por la borda una relevante carrera deportiva y destacada trayectoria en las Grandes Ligas.

El lanzador mexicano que tantas adversidades ha tenido que enfrentar y superar en lo que a dificultades de salud y lesiones se refiere, no ha sido ajeno a problemas con la justicia como el que actualmente vive.

Y es que, de acuerdo con reportes de la cadena ESPN,  el abridor de los Dodgers de Los Ángeles, fue arrestado por delitos graves de violencia doméstica el domingo por la noche, dijo la policía de Los Ángeles, lo que constituye el segundo arresto por violencia doméstica en los últimos cuatro años para el lanzador que pronto se convertirá en agente libre.

“Urías, de 27 años, fue detenido poco después de las 23.00 horas. PT y ingresado en la cárcel alrededor de la 1 a.m., según los registros de la cárcel. Fue puesto en libertad con una fianza de 50.000 dólares a las 4:47 a. m. y tiene una fecha de audiencia el 27 de septiembre.

Los Dodgers publicaron en X, antes Twitter, que están «conscientes de un incidente que involucra a Julio Urías» y que él no está con el equipo que comienza una gira de seis juegos a partir del martes en Miami”.

En 2019, Urías fue arrestado bajo sospecha de agresión doméstica. Si bien finalmente no fue acusado, recibió una suspensión de 20 juegos bajo la política de violencia doméstica de las Grandes Ligas de Béisbol.

En aquella ocasión la policía de Los Ángeles informó que la detención del lanzador de los Dodgers se debió a un incidente con una mujer cuando se encontraban en un estacionamiento del Beverly Center, una zona comercial de la ciudad.

El mexicano se convirtió entonces en el decimosegundo pelotero en violar las políticas de violencia doméstica de Grandes Ligas.

Entre 15 peloteros sometidos previamente a medidas disciplinarias bajo la política en cuestión, la suspensión más larga fue de una campaña completa, con una postemporada, para el pitcher Sam Dyson, agente libre, en 2021.

Otros mexicanos que han tenido problemas con la ley en los Estados Unidos son el también sinaloense Roberto Osuna, quien con pocas temporadas en Grandes Ligas, se perfilaba para ser el mexicano con más juegos salvados en algún momento de su carrera; sin embargo, su paso por el beisbol estadounidense quedó cortado por un problema con la ley.

En 2018, ‘El Chufito’ fue acusado de haber golpeado a una mujer, de la que nunca se supo su identidad, en Toronto, cuando jugaba para los Azulejos de aquella ciudad canadiense.

Ese mismo año, Osuna fue cambiado a los Astros de Houston, con quienes jugó hasta 2020, año en que una grave lesión lo dejó fuera y fue el pretexto ideal para que, desde entonces, ningún equipo estadounidense lo llame, teniendo que jugar en México con los Diablos Rojos y actualmente en Japón.

Por su parte, Esteban Loaiza, hizo soñar a la afición mexicana al beisbol con que sería el segundo pelotero tricolor en ganar el trofeo Cy Young, tras una temporada en la que ganó 21 juegos con los Chicago White Sox.

Aunque al final no obtuvo la distinción, Loaiza continuó su carrera en MLB, sumando 14 temporadas con ocho diferentes equipos y siendo uno de los cinco pitchers mexicanos con más juegos ganados con 126, sólo detrás de los 173 de Fernando Valenzuela.

Tras retirarse jugando en México con los Diablos Rojos y Delfines del Carmen, Loaiza obtuvo fama en la farándula al estar casado con la cantante Jenny Rivera, quien murió en un accidente aéreo en 2012.

Los problemas legales de Loaiza ocurrieron en 2018, cuando fue detenido en San Diego en posesión de 20 kilos de cocaína para su venta, situación que desconcertó, pues como beisbolista ganó 43.7 millones de dólares.

Loaiza fue sentenciado a 36 meses de prisión, que al cumplirlos fue deportado a México y actualmente es coach de pitcheo con el Águila de Veracruz.

En tanto, el futuro de Julio Urías está en manos de la  Major League Baseball que está investigando el caso.

Los jugadores acusados de violencia doméstica generalmente son colocados en licencia administrativa por la liga durante una investigación, como lo estaba Urías antes de su suspensión en 2019. La fecha de la corte de Urías es durante la última semana de la temporada regular. Ningún jugador de la MLB ha sido suspendido dos veces por violar la política desde su institución en 2015.

Urías había sido uno de los mejores abridores en el béisbol durante los últimos tres años, alcanzando su punto máximo la temporada pasada con una efectividad de 2.16, la mejor de la Liga Nacional, y un tercer lugar en el Cy Young. En la cúspide de la agencia libre, ha tenido problemas esta temporada, registrando una efectividad de 4.60 y permitiendo 24 jonrones, la mayor cantidad de su carrera, en 117⅓ entradas”.

Ahora bien, hay que recordar que la organización de los Dodgers toma estas acusaciones con mucha seriedad y no condona o excusa cualquier acto de violencia doméstica o agresión sexual. La directiva de Dodgers, ha manifestado en más de una ocasión su total apoyo a la Política Conjunta de Grandes Ligas sobre Violencia Doméstica, Agresión Sexual y Maltrato Infantil y el cumplimiento de la medida por parte del comisionado. Por lo tanto, existe igualmente gran expectativa en cuanto a las medidas que podría tomar la organización californiana.

Como ya mencionaba, parece ser que Julio César Urías Acosta no aprendió la lección y ha puesto en serio predicamento su carrera en las Grandes Ligas tras haber incurrido nuevamente en lo que la policía estadounidense ha calificado como “delito grave de violencia doméstica”, pero además, siendo ésta la segunda ocasión que se le acusa por este mismo flagelo, existe un muy alto riesgo de que pueda hacerse acreedor a una sanción mayúscula por parte de la Major League Baseball (MLB), ya que se convertiría en el primer reincidente en la Gran Carpa, sin menoscabo del castigo que pueda imponer por su parte la Corte del vecino país que lo ha citado para el 27 de septiembre a rendir su declaración.

De hecho, se advierte que en caso de comprobarse esta segunda acusación, Urías podría ser dado de baja de MLB  y ver cortado su sueño, en una temporada en la que se le termina el contrato con Dodgers y cuando se le veía como uno de los mejores agentes libres de 2024 que podrían conseguir un contrato multimillonario.

@salvadorcosio1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados