viernes, junio 21, 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

“¡SI HABLAS DE MI HIJO, TE MATO!”

Columnistas

ZONA DE CONTACTO

CHARLANDO BEISBOL

TIRABUZÓN

CHARLANDO BEISBOL

TIRABUZÓN

El escupitajo de Roberto Alomar al umpire John Hirschbeck, un incidente que le dio la vuelta al mundo

Redacción/Puro Beisbol

El 27 de septiembre de 1996 ocurrió uno de los hechos más vergonzosos en la historia del beisbol: Roberto Alomar, el célebre segunda base boricua, escupió en la cara al umpire de home, John Hirschbeck.

Sucedió durante el primer inning y en el Sky Dome de Toronto, la antigua casa de Alomar. Con los Orioles de Baltimore peleando el boleto de comodín en la Liga Americana, el puertorriqueño fue ponchado sin tirarle y reclamó fuerte la marcación de Hirschbeck mientras se dirigía al dugout.

Alomar ha dicho que John le gritó algo cuando ya estaba en el banquillo y él le respondió: “Simplemente presta más atención”. Hirschbeck lo expulsó inmediatamente y entonces el manager Davey Johnson fue a discutirle a al ampayer con Roberto a sus espaldas, antes de que el pelotero le diera un escupitajo.

La imagen le dio la vuelta al mundo a través de la televisión y las agencias de noticias (no había redes sociales), pero Alomar estaba tan molesto después del juego que le echó más fuego a la leña al decirle a los periodistas que Hirschbeck se había vuelto «más amargado» después de que su hijo John Drew –de 8 años de edad–, había muerto años atrás debido a una rara enfermedad degenerativa llamada adrenoleucodistrofia.

Los medios consultaron a Hirschbeck sobre las declaraciones de Alomar, lo cual enloqueció al umpire y al siguiente día irrumpió en el Clubhouse de los Orioles para dirigirse a Alomar, quien preparaba una disculpa por escrito: "¡Si hablas de mi hijo, te mato!", le gritó John, de acuerdo a Sports Illustrated.
De hecho tuvo que intervenir el umpire Jim Joyce (el de la polémica por el “Juego Perfecto" de Armando Galarraga), para evitar que Hirschbeck se fuera a los golpes con Alomar, quien durante el resto de la temporada fue abucheado fuertemente en todos los estadios de visita.
Alomar, quien fue suspendido 5 juegos para la temporada 1997, se disculpó públicamente por el incidente y donó 50 mil dólares al Instituto Kennedy Krieger para ayudar a los niños con adrenoleucodistrofia.
Con el tiempo ambos se hicieron buenos amigos y el escupitajo de Alomar quedó para el anecdotario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados