«NO QUIEREN A LOS MEXICANOS”

Columnistas

CHARLANDO BEISBOL

ZONA DE CONTACTO

TIRABUZÓN

CHARLANDO BEISBOL

TIRABUZÓN

Linda Valenzuela, dueña de los Tigres de Quintana Roo con su esposo Fernando Valenzuela, no está de acuerdo con los 20 extranjeros por equipo y lamenta la mala actitud de los Diablos Rojos del México y de Trevor Bauer

Por Fernando Ballesteros 

Los Tigres de Quintana Roo llegaron al último mes de temporada en el último lugar del standing de la Liga Mexicana de Beisbol, lo cual no había ocurrido nunca bajo la administración de la familia Valenzuela porque incluso habían estado compitiendo fuerte en los playoffs.

Es por eso que Puro Beisbol buscó a Linda Valenzuela para una entrevista y en el marco de la serie del fin de semana, donde los Tigres visitaron a los Diablos Rojos del México.

–¿Qué le ha parecido esta temporada con 20 extranjeros por equipo? ha sido un tema muy polémico este año en el beisbol mexicano

«Sabíamos que esta temporada iba a ser muy difícil y que todo podía pasar; estábamos conscientes de eso, pero nunca pensamos cual iba a ser el impacto y yo te puedo hablar por nosotros, por Tigres, no sé por los otros equipos, pero mis hijos han trabajado muchísimo, hemos hecho contrataciones importantes, hemos traído gente con nombre, con trayectoria y números, pero no funcionaron. Ha sido increíble, hemos remado contra la corriente, ha sido titánico traer y dejar libres, traer y dejar libres…La verdad es que es muy desgastante.

“Nunca estuvimos de acuerdo en que fueran 20 (extranjeros por equipo), pero bueno, al final la liga hace su votación y si votan más de los que dicen no, pues pasa. Yo pienso que no es lo más conveniente ni factible en todas sus extensiones, lo económico y por el nivel de la Liga. ¿Quién puede mantener un equipo en un nivel así? Es imposible, demasiado, pero esperemos que este año haya sido de experiencia, que todos hayan aprendido y que de los errores se corrija, que para el próximo año se vuelva como antiguamente, 7 extranjeros por equipo, 10 todavía creo que sería un número bueno, pero ya más de 10 no, primero porque también se le deja fuera al beisbolista mexicano, ya no hay desarrollo, ya no les importan los mexicanos, entonces ya estamos como en el futbol (soccer), solo quieren traer extranjeros para jugar y a mí no me parece. Yo estoy de acuerdo que a los mexicanos hay que darles la oportunidad y seguir desarrollando a jóvenes mexicanos que son el futuro del beisbol. Si no, ¿Te imaginas en un futuro no muy lejano? Ya no habrá ningún niño que quiera jugar en México porque no les ponen atención y no los quieren desarrollar, por eso yo pienso que si está tomada la decisión se puede cambiar y para el próximo año todo va a cambiar otra vez».

–Hábleme de los Tigres de Quintana Roo. Les ponen hasta 12 juegos en la temporada contra Diablos, pero no juegan contra Charros de Jalisco, Dorados de Chihuahua y otros equipos. ¿A qué se debe esto?

 «La Liga planea el calendario y a veces jugamos más contra ciertos equipos que con otros, me imagino que por compromisos de la televisión y porque la gente lo pide. Yo en lo particular no estoy de acuerdo en jugar tantos juegos (contra Diablos), me gustaría que hubiera diversidad, que cada año cambien y sean equipos diferentes porque así hay oportunidad de que toda la afición de todo México tenga la oportunidad de ver a todos los equipos. Es bien sabido que Tigres es un equipo famoso y conocido en todo México, y que muchas veces dicen ‘me gustaría que vengan aquí a jugar’, pero nosotros no lo decidimos. Sería una buena idea y gran opción que cada año se planee bien para que así haya oportunidad de ir a todos lados, que la afición conozca a todos los jugadores.

 «Incluso, cada vez que vamos a la Ciudad de México, yo siento que el equipo de los Diablos es el único irrespetuoso con las demás franquicias”.

–¿En qué sentido?

“Yo escucho los juegos todos los días y todos los cronistas de los equipos sin excepción son respetuosos con sus críticas constructivas y analizadas, pero en el caso de los Diablos ellos lo hacen con rencor, con malicia y alevosía. Les puedes ver el coraje y todo lo que proporciona Tigres. No sé por qué, al final es el equipo que les llena más el estadio y a lo mejor por eso siempre las televisoras quieren que juguemos, no lo sé.

“Los (cronistas de) Diablos son irrespetuosos y yo me he quejado con la Liga, se los he dicho. Tigres ya no es la ‘guerra civil’ porque eso fue hace 50 años, nadie es igual hace 50 años, ni las personas que están hablando. Eso (‘guerra civil’) no lo digo yo, eso lo dice la gente, los medios, pero no lo decimos nosotros. ¡Claro que no es lo mismo! ya no hay un (Roberto) Borge que da 100 millones de pesos para la temporada para tener un equipo de tanto dinero, por supuesto que no. 

Tenemos un equipo decente y competitivo, que eso es lo que nos interesa a nosotros como directivos, más que otra cosa como la avaricia por un campeonato y que la familia Valenzuela no esta dispuesta a pagar lo que sea”. 

–¿Cuál es la diferencia ahora entre Tigres y Diablos?

Somos muy diferentes. Tigres va por la honestidad, por la responsabilidad de la gente, por conservar los valores, la familia y los niños, no en vano tenemos 45 años en el beisbol siguiendo reglas de las Grandes Ligas y eso es lo que nosotros queremos inculcar en Cancún, mantener en el estadio a la familia y los niños. A nosotros no nos interesa que vengan al estadio a pelear, nos interesa que vengan a divertirse sanamente porque el mundo está muy convulsionado, hay muchas enfermedades y mucho estrés para que vengan al estadio a estresarse más? No, nosotros queremos algo saludable, tenemos valores y eso es lo que le inculcamos a la gente y los niños.

“Lo que ellos (cronistas) hablan se me hace super irrespetuoso que siempre se estén burlando de los otros equipos. Sí, ‘somos el mejor equipo porque Harp tiene mucho dinero’, por supuesto, ¿Quién puede pagar 500 mil dólares a un jugador como Bauer? ¡Por favor! Nadie. Hay que ser realistas, si señor (cronista) usted habla mal de Tigres, pero sabe por que habla mal? porque no tenemos el dinero de Harp para traer ex grandes ligas a jugar con nosotros. Cuando hablen, que lo hagan con razones y que no digan tonterías”.

–Hablando de los salarios desorbitantes como el de Bauer ¿Qué no se supone que hay un tope salarial?

 “Se supone, en Grandes Ligas lo hay y los equipos tienen una sanción que cumplen al pasarse del tope y ese dinero se les da a los equipos que no cuentan con tanto capital. Ese es el rol de todas las ligas, no es nada del otro mundo, no tiene ciencia, pero que no vengan a querer decir ‘somos el mejor equipo, tenemos 53 ganados y los Tigres tienen 19, ¡Por favor! ¿Cuánto estás pagando? ¿Cuánto estas estas gastando? Claro que estas pagando muchísimo más de lo acordado, de lo que dicen las reglas, por supuesto”.

BAUER EXHIBE LO MALO DE MÉXICO

–Nos ha tocado ver a Trevor Bauer haciendo videos en algunas ciudades y algunos estadios, donde muchas veces exhibe a la Liga Mexicana y a nuestro país en pueblos de Yucatan y en el parque de Campeche, ¿Eso lo permite la Liga?

“Es lo que te digo, la diferencia entre Diablos y Tigres. Yo si fuera el dueño de Diablos le diría a este niño Bauer, sabes qué, aquí mientras estés vas a respetar porque tu estas representando a Diablos ¿ok? Tú tienes que dar el ejemplo de decencia y educación para los demás equipos y las otras ciudades porque lógico no todos tienen el estadio de los Diablos. Entonces donde vayas tienes que respetar lo que haya porque para empezar nadie es dueño de los estadios. Yo he visto algunos de sus comentarios negativos y se me hace nefasto que publique eso, que los baños no tienen puertas, que no hay papel de baño, que no hay agua, que el estadio está feo, que está en una ciudad como Kanasín y puso sus tonterías, ¡Nada qué ver!

“No sé por qué se lo permiten los Diablos. Independientemente de la liga, yo como dueño de Diablos se lo prohíbo, es como si mi marido (Fernando Valenzuela) hubiera llegado a Estados Unidos burlándose de ellos, que son esto y aquello, ya nos hubieran sacado de aquí (Los Angeles) hace mucho.

“Es como si alguien te está dejando entrar a su casa y todavía hablas mal.

Hasta los coachs (de Diablos) se ve que le siguen el juego, ‘igualito al Dodger Stadium verdad?’ ahí burlándose también el otro, cuando él (Bauer)  tuvo la oportunidad de estar en el mejor beisbol del mundo, pero sus acciones negativas lo llevaron a donde está porque si no estaría todavía en Grandes Ligas, así es que si el ahora anda en los pueblos narrando historias de gente pobre y de cómo viven, pues él se lo buscó, cada quien hace su propio destino. Debería estar agradecido que cuando menos hay un equipo en México que puede pagarle ese salario que ningún otro equipo le pagaría y no le gusto Japón porque son muy disciplinados, son muy limpios y ahí tenía la opción de estar, pero tampoco quiso. Así es que debería estar agradecido porque ellos (Diablos) le dieron hasta el logo de la camisa”.

–¿Cómo ve la competencia de los dueños de equipos?

 “¿Sabes qué? Lo que yo no entiendo de muchos equipos es ese afán, es como una enfermedad que tienen de ‘voy a ganar, no me importa y gasto, traigo, no me importa que me cobre 20, 30, 40 mil dólares (mensuales), o sea, es una enfermedad que tienen y yo no sé por qué. ¿Será que les hace falta algo en su vida? Mira, si yo tuviera ese dinero, prefiero regalárselo a los niños para medicinas contra el cáncer, en México que he sabido no hay medicinas o a las mujeres con problemas de abusos, a la gente con depresión.

“Realmente para mí sería más satisfactorio algo así que tirar el dinero por comprar un campeonato. ¿Valdrá la pena? ¿Será tanto el ego que vale más eso que nada? No lo sé, sería cuestión de preguntarle a cada persona qué lo es que la hace feliz porque cada persona es diferente. A mí me hace feliz el tener un equipo decente y competitivo, que se esfuerza y le da trabajo a la gente, que los niños se divierten. “Mira, la mayoría de los boletos los regalamos, no vayas a creer que nosotros somos ricos o que vivimos de las entradas, ¡Para nada! Eso es lo que a la familia Valenzuela la hace feliz, no estoy pensando en quedarme sin nada para ganar un campeonato. Ahí somos diferentes, no sé qué tienen ellos en su mente, no sé qué piensan, no lo sé. Al menos nosotros no tenemos esos pensamientos y fantasías, los que se hacen esas historias de hace 30 o 40 años, de la guerra civil y cuando estaba (el Gobernador) Borge, cuando había ese dineral, que se lo quiten del cerebro porque ya paso esa historia y esta es diferente, de una familia honorable que se dedicó simplemente a comprar un equipo porque nos gusta el beisbol y porque queríamos estar de alguna manera sana, eso fue lo que nos motivó, no fue ni por la avaricia, ni porque me voy a hacer millonario.

“Mi marido tiene 45 años trabajando día, tarde y noche hasta la fecha, así es que nosotros no necesitamos de eso, esa es la diferencia. Ahora si la gente no lo entiende, ese ya no es problema de nosotros porque tratamos de hacer las cosas para bien de ellos, pero si se me hace muy irrespetuoso de los Diablos con las otras organizaciones y no debería de ser porque nadie tiene la culpa de no tener el dinero de Harp”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados