lunes, mayo 27, 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

LA MÍSTICA DE UN MONSTRUO VERDE

Columnistas

CHARLANDO BEISBOL

ZONA DE CONTACTO

TIRABUZÓN

CHARLANDO BEISBOL

TIRABUZÓN

El estadio imposible de derrumbar.

Redacción/Puro Beisbol

El Fenway Park es un lugar donde se realizan los sueños, las tradiciones son celebradas y el béisbol es para siempre.

El encanto del Fenway Park

El estadio, obra del arquitecto James McLaughlin, abrió sus puertas en 1912. Su bautismo tuvo lugar el 20 de abril de ese mismo año, cuando los Boston Red Sox jugaron su primer partido contra los New York Highlanders (más tarde, los Yankees). Desde aquel entonces, pocas cosas han cambiado dentro del estadio, algo que, de hecho, le da gran parte de su encanto. Con todos los estadios llenos de tecnología que hay hoy en día, el Fernway Park es un templo del béisbol lleno de nostalgia.

El Monstruo que nació azul

El Fenway Park es único en muchos aspectos. Una de sus características más famosas es el Monstruo Verde, el muro verde que hay en el lateral izquierdo del campo de juego. El Monstruo Verde es famoso por su enorme altura. Para los jugadores es muy difícil lograr un homerun, porque pocas veces pasa la pelota por encima del monstruo. Muchas de ellas también rebotan en él y vuelven al campo. 

En un principio, el monstruo era azul y estaba cubierto de anuncios. «El Muro» no se pintó de verde hasta 1947, momento desde el que se ganó su legendario apodo. El marcador del muro verde también tiene un lugar especial en el corazón de los hinchas de los Red Sox. Cuando se instaló en 1934, era uno de los más avanzados del mundo, con luces de colores que indicaban el número de bolas y strikes. Evidentemente, la tecnología que lleva por dentro ha evolucionado desde entonces, pero su aspecto sigue siendo el mismo. Un equipo de tres hombres cambia a mano la puntuación entrada tras entrada.

También anotan la puntuación en otros partidos de la Liga Americana. Su tarea no es fácil, porque los números están hechos de acero, tienen unas dimensiones de 40 x 40 cm y pesan un kilo y medio cada uno. La puntuación de los equipos de la Liga Nacional se sigue en marcadores electrónicos desde 1975. Otro punto especial del estadio es su asiento 21 de la fila 37 de la sección 42, en el que cayó la bola con la que se hizo el mayor homerun de su historia. A este asiento se le llama el Asiento Rojo, porque es el único de ese color.

Características

Los clubhouses de Fenway son pequeños y modestos. Los túneles que conducen a los dugouts están generalmente mojados, y los mosaicos crujen. Como la mayoría de otros viejos parques de béisbol, es limitado y también un poco incómodo. Esos otros viejos parques han desaparecido, pero Fenway todavía está allí.

Los fanáticos de los Red Sox continúan llenando los límites acogedores de Fenway, empujando el promedio de asistencia de los Medias rojas por encima de los 2.5 millones en el siglo XXI. Han venido a Fenway grandes cantidades de asistentes desde que el parque abrió, volviendo regularmente en los años en que los Red Sox aparecían en la serie mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados