CHARLANDO DE BEISBOL

Por /

Por Rodrigo ROBLES / @rodrigoroblesb

Carlos «Chaflán» López

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “No hay nada como la magia del ‘Opening Day’. No existe nada como el inicio de una nueva temporada, porque entonces todos tienen la misma posibilidad de llegar al campeonato. Es el día que más me agrada desde que comencé a jugar beisbol cuando tenía siete años», GEORGE BRETT. –

** TRIGÉSIMO TERCER MEXICANO EN MLB. – Su nombre completo es Carlos Antonio López Morales, fue muy bien identificado con el apodo de «Chaflán», dado que así se le conocía al actor duranguense del mismo nombre y que a su vez le decía «Chaflán» por las características de su singular bigote.

Carlos López nació «Pata Salada», es decir, en el Puerto de Mazatlán, Sinaloa el 27 de septiembre de 1950.

Destacó a temprana edad por su impresionante velocidad, mismas que lo hicieron participar en diversos certámenes de atletismo en los que se especializó en los 100 y 400 metros planos.

Sin embargo se encontró con el beisbol, que comenzó a practicar gracias a invitación de amigos y vecinos. Fue visoreado por los Tigres Capitalinos, que lo firmaron y lo enviaron a desarrollarse a los Tigres de Aguascalientes de la Liga Central en 1969, haciendo su debut en la Liga Mexicana ese mismo año con participación en cuatro juegos.

En 1970 lo enviaron a foguearse a la entonces fuerte Liga del Sureste con los Plataneros de Tabasco, y al año siguiente regresó a Aguascalientes en su proceso de formación.

Regresó al circuito veraniego en 1972 con los Pericos de Puebla donde comenzó a demostrar que era un pelotero pimentoso y dinámico. Combinó la temporada de 1973 entre los Piratas de Sabinas y los Tigres. Su velocidad, su versatilidad a la defensiva y su brazo llamaron la atención de algunas organizaciones ligamayoristas, pero fueron los Angelitos de California quienes lo firmaron el ocho de diciembre de 1973.

Con los Angels tuvo dos temporadas de fogueo en Ligas Menores, primero en 1974 con los Diablos del Paso de la Liga de Texas, clase Doble A, y luego en 1975 dio el salto a Salt Lake City Gulls de la Liga de la Costa del Pacífico.

Todavía en 1976 comenzó la campaña con Salt Lake City, donde puso los mejores números de su carrera en las menores, bateó .350, pegó 157 hits, impulsó 88 carreras y robó 30 bases. Por supuesto que los Angels lo llamaron al primer equipo, haciendo su debut en Grandes Ligas el viernes 17 de septiembre de 1976.

Su aparición en el «Big Show» fue entrando como bateador emergente por el receptor Terry Humphrey y negoció la base por bolas en un juego efectuado en Anaheim Stadium ante los Twins de Minnesota. Apenas tuvo nueve juegos.

Los Angels seguramente no querían perderlo, sin embargo tenían que abrir su roster para el Draft del cinco de noviembre de 1976 para la expansión que vio llegar a las Ligas Mayores en 1977 a los Azulejos de Toronto y los Marineros de Seattle, quienes finalmente lo eligieron en el turno 27.

Chaflán López fue un jugador regular con los noveles Marineros, jugó 99 encuentros, bateó .283, conectó 84 indiscutibles, 34 producidas y 16 almohadillas estafadas. Sin embargo en un equipo en construcción los cambios son constantes y fue transferido a los Orioles de Baltimore el siete de diciembre de 1977 por el pitcher Mike Parrott.

Fue una temporada de altibajos, participó en 129 juegos, bateó para .238 con apenas 20 impulsadas. Su último juego registrado fue un domingo primero de octubre frente a los Tigres de Detroit, en el que solo ingresó a la defensiva en el jardín derecho.

Fue remitido a los Alas Rojas de Rochester de la Liga Internacional, clase Triple A en 1979, y ahí se pasó toda la temporada, para regresar al siguiente año a la Liga Mexicana con los Tigres, aunque culminó la temporada en Reynosa.

También jugó con los Olmecas de Tabasco, Leones de Yucatán y Sultanes de Monterrey, para despedirse del beisbol activo en 1985.

Sus números finales en las Mayores fueron de .260 de porcentaje ofensivo, 61 anotadas, 130 imparables, 24 de ellos dobles, 12 cuadrangulares, 54 producidas y 23 bases robadas en 237 juegos. Defensivamente se desempeñó en 181 duelos en la pradera de la derecha y 49 en el izquierdo.

En la Liga Mexicana del Pacífico posee el récord de robarse en home plate en cinco ocasiones y en la Temporada 1978-1979, la directiva de los Algodoneros de Guasave organizó una carrera entre Carlos y un caballo cuarto de milla entre home y tercera base, ganando el exligamayorista.

«He terminado con ellos; los arrepentimientos son una excusa para las personas que han fracasado», NED VIZZINI en Una historia singular. –

rodrigoroblesbrena@gmail.com

Recientes

ZONA DE CONTACTO

Los 5 mejores relevistas mexicanos en MLB Por Fernando Ballesteros El lector mazatleco, Juan Manuel Osuna, pregunta quiénes son los cinco relevistas nativos de México

Leer más »