«BIG PAPI» BRILLÓ EN LA INDUCCIÓN AL SF

Por /

A parte de Ortiz, ingresaron los cubanos Tony Oliva y Minnie Miñoso, además de Kaat, Hodges y los peloteros de ligas negras O’Neil y Fowler.

COOPERSTOWN, Nueva York, EE.UU. (AP) — David Ortiz prometió hablar desde el corazón. Como de costumbre, Big Papi cumplió.

Con una sonrisa teñida con un poco de emoción, el ex toletero de los Medias Rojas de Boston fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol el domingo, después de que su hija Alexandra cantara el himno nacional, y se sintió honrado por su entorno.

“Quiero agradecer a Dios por darme la oportunidad de estar aquí hoy y por darme la alegría de poder recorrer este camino, este camino que me ha permitido estar aquí hoy y ojalá inspirar a todos a creer en uno mismo”, Ortiz dijo.

Ortiz fue recibido por una multitud estridente que coreaba “¡Papi! ¡Papi! ya que muchos fanáticos hicieron el viaje de cuatro horas desde las inmediaciones de Fenway Park para asistir a las festividades.

Cuando subió al escenario, Ortiz señaló hacia el cielo como es su costumbre en momentos especiales, una forma de honrar a su difunta madre, quien murió hace dos décadas después de un accidente automovilístico.

“Siempre traté de vivir mi vida de una manera… para poder tener una influencia positiva en el mundo”, dijo Ortiz, de 46 años, apenas el jugador número 58 elegido en su primer año en la boleta electoral. “Y si mi historia puede recordarte algo, que te recuerde que cuando crees en alguien puedes cambiar el mundo, puedes cambiar su futuro, al igual que tantas personas creyeron en mí”.

Ortiz, quien sobrevivió a un tiroteo en un club nocturno en República Dominicana hace tres años, se empapó de la celebración.

Legiones de fanáticos llenaron el campo adyacente al Clark Sports Center, con sombrillas y banderas de la República Dominicana esparcidas por todas partes. El número 34 de Ortiz aparentemente estaba en todas partes mientras los fanáticos coreaban y cantaban en español. Un cartel que decía ‘I Love U’ resumía la admiración por Big Papi en su día especial.

Las selecciones del Comité de Seis Eras también formaron parte de la Clase de 2022: los ex compañeros de equipo de los Mellizos Jim Kaat y Tony Oliva, el difunto Minnie Miñoso, la ex estrella de los Dodgers y manager de los Mets Gil Hodges, y los pioneros negros Buck O’Neil y Bud Fowler.

En 14 años con los Medias Rojas, Ortiz conectó 500 jonrones, 17 de ellos en la postemporada.

Si hubo una mancha, hubo un informe de The New York Times que decía que dio positivo durante la prueba de drogas de la encuesta de 2003 realizada por MLB y la asociación de jugadores. Ortiz nunca fue penalizado por drogas para mejorar el rendimiento, y MLB y el sindicato nunca confirmaron que hubo una prueba positiva. Las partes dijeron que los resultados de las pruebas de la encuesta nunca fueron examinados hasta el punto de las pruebas con sanciones que comenzaron en 2004.

Eso estaba lejos de la mente en este día, ya que Ortiz rindió homenaje a muchos en inglés y español.

“Es un honor estar en este escenario”, dijo Ortiz. “No puedo pedir más”.

Kaat, de 83 años, ahora locutor de los Mellizos, lanzó durante un cuarto de siglo y ganó una Serie Mundial un año antes de retirarse en 1983. Agradeció a su padre por inculcar la disciplina necesaria para tener éxito, a su esposa por siempre estar allí, y su ex manager de ligas menores, Jack McKeon, de 94 años, quien estaba en la audiencia.

“Me siento honrado y honrado de ser incluido en esta fraternidad, algunos de los mejores jugadores del juego, y les agradezco por ser parte de este maravilloso día”, dijo Kaat, nativo de Zeeland, Michigan.

Oliva fue el Novato del Año de la Liga Americana en 1964, lideró la liga en hits cinco veces y se convirtió en el primer jugador en la historia de las Grandes Ligas en ganar títulos de bateo en cada una de sus dos primeras temporadas, terminando con un promedio de por vida de .304 en 15 temporadas con los Mellizos.

Oliva tuvo su oportunidad en parte gracias a Miñoso, el cometa cubano.

“He sido tan bendecida, tan afortunada”, dijo Oliva, quien cumplió 84 años hace cuatro días. «Te lo agradezco mucho. Me gustaría dar las gracias a todos esos amigos, todos esos maravillosos amigos, todos esos amigos de todo el mundo. Lo aprecié mucho, mucho”.

Miñoso creció en una plantación de azúcar y jugaba a la pelota los fines de semana cuando era niño y se convirtió en una estrella con los New York Cubans en las Ligas Negras antes de convertirse en el primer jugador latino negro en las ligas mayores en 1949, dos años después de que Jackie Robinson irrumpiera. Para los jugadores cubanos, Miñoso era el Jackie Robinson de América Latina y brilló en los White Sox en la década de 1950. Fue nueve veces All-Star y terminó su carrera con 2,110 hits y un promedio de bateo de .299. Murió en 2015.

“Desde un humilde rancho en Cuba hasta el Salón Nacional de la Fama del Béisbol, qué manera de honrar una vida tan extraordinaria y de servir en el deporte que amaba. Habría estado muy orgulloso de ser miembro del Salón de la Fama”, dijo su esposa, Sharon.

Irene Hodges habló en nombre de su padre, un primera base contundente que tuvo 370 jonrones y 1,274 carreras impulsadas en 18 temporadas en las Grandes Ligas, todas menos las dos últimas con los Dodgers. Se retiró en 1963 y cinco años más tarde fue contratado para dirigir a los Mets, llevándolos en 1969 a su improbable victoria en la Serie Mundial sobre los Orioles de Baltimore antes de morir de un ataque al corazón tres años después a los 47 años.

“Él estaría muy orgulloso. Hoy estoy especialmente feliz por mi madre”, dijo Irene Hodges. “Cuando llegó la llamada del Salón de la Fama… comencé a llorar probablemente tanto como cuando perdí a mi padre. Estaba más que feliz por él, e incluso emocionada de que mi madre a los 95 años pudiera escuchar esta noticia. Mi mamá está mirando hoy desde nuestra casa en Brooklyn”.

O’Neil, quien jugó para los Monarcas de Kansas City en las Ligas Negras y fue un defensor incansable del juego hasta su muerte en 2006, estuvo representado por una sobrina, la Dra. Angela Terry.

“Nos recordaba a todos que su carrera como jugador fue en las Ligas Negras y que hoy lo incorporarían a la misma clase que un pionero del béisbol negro, Bud Fowler, y una ex All-Star de las Ligas Negras, Minnie Miñoso”, dijo Terry. . “Hombre, oh hombre. Nada podría ser mejor. Gracias por amar a nuestro tío”.

El miembro del Salón de la Fama Dave Winfield rindió homenaje a Fowler, el primer negro en jugar en un equipo profesional blanco casi siete décadas antes de que Robinson rompiera la barrera del color con los Dodgers. Fowler también es la primera persona del área de Cooperstown en recibir el honor. Nació en las cercanías de Fort Plain pero creció en Cooperstown, donde aprendió a jugar.

Un segunda base que bateó un poco más de .300 en 13 temporadas, Fowler fue contratado a los 20 años por un equipo profesional de blancos en Massachusetts en 1878. Fue el comienzo de una carrera de 13 años que lo vio jugar para 18 equipos, incluidos cuatro en un año, los movimientos constantes un reflejo directo del racismo que tuvo que soportar.

“Les pido que recuerden a Bud Fowler en un contexto amplio”, dijo Winfield. “Recuérdenlo como un atleta habilidoso que soportó obstáculos que hoy son difíciles de imaginar. Personalmente, espero que todos ustedes lo vean como un hombre que amó el béisbol desde sus inicios”.

Recientes

SÉPTIMA ENTRADA

Por Gilberto RUIZ RAZO MILLONARIO.- Tal como se esperaba, Shohei Ohtani evitó ir al arbitraje junto con Angels de Anaheim, por una cifra record para

Leer más »

TIRABUZÓN

Cessa vs. Assad; Urías a confirmar Por Juan Alonso JUÁREZ CIUDAD DE MÉXICO.- A propósito del duelo programado para hoy en Cincinnati, entre Luis Cessa

Leer más »

VUELACERCAS

Por Salvador COSÍO GAONA  JUDGE, DE LOS MAYORES ATRACTIVOS PARA EL FIN DE TEMPORADA EN GRANDES LIGAS  Una vez que los Yankees de Nueva York ya aseguraron

Leer más »